[Análisis] The Legend of Zelda: Link’s Awakening

Disponible desde el 20 de septiembre de 2019 en Nintendo Switch.

Una de las sagas más queridas y admiradas de Nintendo es, sin ninguna duda, The Legend of Zelda. Esta serie ha contado con lanzamientos de una calidad incuestionable, pero hay una entrega en concreto que es recordada con gran cariño por parte de los seguidores más veteranos: Link’s Awakening. Ese capítulo, lanzado originalmente para la mítica Game Boy en el año 1993, era una suerte de spin-off que incluía como elemento diferencial características y personajes de otras franquicias de la compañía.

Ahora, 26 años después, los usuarios de Nintendo Switch vamos a poder disfrutar una experiencia muy similar a la del juego original, ya que este remake conserva el espíritu que convirtió aquella entrega en un clásico atemporal. Sin embargo, el título ha recibido una importante puesta al día en su apartado gráfico y en el sistema de control, para adecuarse a los estándares actuales de calidad. Acompañadme en este mágico viaje al pasado, en el que vamos a redescubrir la misteriosa isla Koholint y a sus singulares habitantes.

Los lugareños son de lo más peculiares

Nuestra aventura comienza cuando Link despierta en la casa de unos desconocidos, después de sufrir un aparatoso naufragio mientras navegaba por alta mar. Junto a él se encuentra una joven, llamada Marin, la cual le explica que lo ha encontrado inconsciente en la orilla de la playa, así que decidimos dirigir nuestros pasos hacia la costa. Una vez allí, un enigmático búho nos comenta que nos encontramos en la isla Koholint, un lugar que es imposible de abandonar mientras el Pez del Viento permanezca dormido. Para despertarlo, es necesario encontrar ocho instrumentos musicales que se encuentran escondidos en distintos lugares de la isla.

Este es el punto de partida para uno de los episodios más únicos y especiales que ha tenido la saga, pues son varias las diferencias que lo alejan del resto de la serie. Para empezar, la totalidad de la aventura se desarrolla en Koholint, así que en ningún momento visitaremos Hyrule. Además, no aparecen personajes que tienen un gran protagonismo en otras entregas, como la princesa Zelda o el malvado Ganon. Tampoco tendremos que salvar el mundo de algún peligro inminente, ya que nuestra misión se reduce a conseguir escapar de ese misterioso lugar.

El sistema de combate de ‘Link’s Awakening’ es bastante sencillo, pero algunos adversarios tienen su miga

The Legend of Zelda: Link's Awakening
Link es todo un maestro en el manejo de la espada

Para defenderse de los incontables peligros que hay en esas tierras, Link dispone de una espada y un escudo con los que hacer frente a los oponentes que se crucen en su camino. Si queremos abatir a las criaturas, podemos hacer una estocada sencilla o un tajo circular, que se ejecuta dejando pulsado unos instantes el botón de ataque. El escudo, por su parte, no solo sirve para repeler las acometidas de los monstruos. También nos permite aturdir a determinados rivales, que quedarán unos segundos expuestos al golpear nuestras defensas, momento que debemos aprovechar para darles su merecido.

Lo cierto es que la mayoría de los enfrentamientos no supondrán un gran desafío, pues unos pocos mandobles serán suficientes para doblegar a la mayoría de los contrincantes. El verdadero encanto del juego reside en explorar cada rincón de la isla Koholint, resolviendo los puzles que vayamos encontrando y superando las mazmorras que nos salgan al paso, para así ir descubriendo nuevas zonas de forma progresiva. Eso sí, una vez entremos en la guarida de los enemigos más duros, es muy recomendable echar un vistazo al inventario, pues la espada no siempre es el arma más eficaz para alzarse con la victoria.

Hay un gran número de ítems y coleccionables escondidos en los lugares más insospechados, así que conviene mirar con detenimiento cada rincón de los escenarios. Además, los desarrolladores han incluido en esta entrega la mazmorra del color, un extra que se añadió en la versión que vio la luz en la consola Game Boy Color, llamada The Legend of Zelda: Link’s Awakening DX, en la que es posible conseguir trajes con características especiales para Link.

Un apartado visual para quitarse el sombrero

Solo hay que echar un vistazo a los vídeos y las imágenes que acompañan este análisis, para darse cuenta que el apartado visual del juego es una pequeña maravilla. Una delicia para los ojos que destila simpatía, ternura y personalidad por los cuatro costados. Los escenarios de la isla tienen una estética similar a la de una maqueta de plástico en movimiento, dando la sensación de estar ante un mundo de juguete. Los personajes, a su vez, han sido diseñados con un gusto exquisito, encajando a la perfección dentro del conjunto.

Las animaciones son sencillas, pero efectivas, y fluyen con una suavidad encomiable. Esto favorece el manejo del personaje, algo que se agradece en las zonas donde hay que tirar de habilidad para llegar a lugares de difícil acceso. Mención especial para los fantásticos efectos visuales logrados con el agua y el fuego, ya que son muy llamativos.

The Legend of Zelda: Link's Awakening
Marin y Link entablan una bonita amistad

La banda sonora usa acordes completamente orquestados, acompañando de forma magnífica las aventuras de nuestro sufrido protagonista. Aunque no se han incluido voces —solo oiremos algunos sonidos característicos de los personajes—, todos los textos han sido traducidos al castellano, para que podamos seguir los acontecimientos de la historia en todo momento.

‘The Legend of Zelda: Link’s Awakening’

Aunque debo admitir que su apariencia infantil provocó que me asaltaran las dudas en un primer momento, lo cierto es que la propuesta del juego me ha conquistado. Combatir contra las criaturas de Koholint es muy divertido, pero lo que realmente engancha y nos hace volver una y otra vez a la isla, son las desafiantes mazmorras y su magnífico diseño de niveles. La sensación de progresión es constante, pues cada cierto tiempo encontraremos un nuevo ítem, lograremos abrir un camino que estaba bloqueado o descubriremos algún secreto oculto.

Sin duda, los que más sabrán apreciar el lanzamiento de The Legend of Zelda: Link’s Awakening para Nintendo Switch, serán aquellos que disfrutaron con el juego original en Game Boy. Esta nueva entrega se conserva fiel en muchos aspectos, manteniendo esa esencia que hacía tan especial aquel título en 1993, pero con un apartado técnico digno de los tiempos que corren.

Síguenos en FacebookTwitter o Instagram para estar informado de todo, o súmate a nuestro canal oficial de Telegram para no perderte nada de lo que publicamos.

Más del autor

Leave A Reply

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Post relacionados

Análisis

[Review total] AirPods Pro: te gustarán, pero cuestan 279 €

Es el momento ideal para contaros cuál ha sido mi experiencia de uso con los AirPods Pro después de 6 meses...

[Review] Samsung Galaxy A70: nuestra experiencia tras 3 meses de uso intensivo

El estado de alarma nos pilló a todos en fuera de juego, y justo en ese momento acababa de adquirir el...

[Análisis] Minecraft Dungeons

Disponible desde el 26 de mayo de 2020 en Xbox One, PlayStation 4, Nintendo Switch y PC. Es...

¡Únete a nuestro canal de Telegram!

No te pierdas las últimas noticias relacionadas con la tecnología: rumores, filtraciones, ofertas...